miércoles, 14 de noviembre de 2012

El Arte de las Brujas: Magia con velas. El poder del Fuego


Hoy voy a hablaros de una ancestral y poderosa pero sencilla forma de hacer magia: las velas.

Las velas son usadas desde tiempo inmemorial. Todos hemos hecho alguna vez magia con velas sin saber que lo estábamos haciendo. Las encendemos en una cena romántica, en los templos, en los cumpleaños y normalmente en situaciones importantes o solemnes para nosotros. Es un hecho que nos parece tan normal que no nos paramos a pensar en por qué lo hacemos y sobre todo para qué lo hacemos. 

La luz de las velas es la clave de este tipo de magia: el elemento Fuego. El fuego es el elemento que representa la acción, la Luz, la decisión, la voluntad y un pronto resultado de aquello que pedimos. Usamos velas, por tanto, para influir en diversas situaciones. Nos enfocamos en un objetivo y encendemos una vela para reforzar o iluminar ese asunto, ¿no es así? Estoy resumiendo mucho pero digamos que esa es la razón principal. Otra razón es que es un método sencillo que produce grandes resultados sin que tengamos que invertir un gran esfuerzo o tengamos que recurrir a un lenguaje o equipo mágico sofisticado. 

Solo necesitamos enfocarnos en el asunto que nos ocupa, sentir que sea lo que sea ya lo hemos logrado y encender la vela. 

Recordad: la energía sigue al pensamiento y los pensamientos producen la acción. ¡Es así de simple!

Utilízalas para iluminar situaciones, personas, a ti mismo... Para proteger un espacio, a un grupo de personas, una casa, lo que necesites. Utilízalas para pedir energía, poder, para sentirte confortable o simplemente porque te gustan y te hacen sentir bien. 

Ahondaré más en el próximo post sobre este importantísimo tema y por supuesto explicaré la simbología de los colores, tan importantes para la Magia, pero ahora os daré unos breves y básicos apuntes sobre cómo trabajar con ellas:

Escribir en la vela: no es necesario pero para reforzar un hechizo podéis coger un objeto punzante (los brujos usamos nuestro athame o cuchillo ritual) y escribís en la vela vuestra intención pensando que sea lo que sea ya está hecho, lo habéis conseguido. 
Importante: si queréis atraer algo a vuestra vida deberéis escribir en la vela desde los extremos hacia el centro de la vela. Si por el contrario queréis sacar algo de vuestra vida, escribís desde el centro de la vela hacia los extremos. 


Ungir la vela: los brujos ungimos las velas rituales para otorgar mayor fuerza a nuestro pedido. ¿Cómo lo hacemos? Fabricando nuestros propios aceites esenciales (que ya explicaré cómo se hacen) o, de momento, si no sabemos hacerlos, podéis comprarlos en cualquier tienda esotérica o herbolarios. 
Con el dedo untamos con aceite la vela igual que con el objeto punzante: hacia dentro o hacia afuera dependiendo del trabajo que deseamos realizar como he explicado hace un momento.
Por ejemplo: si quiero transmutar o cambiar algo, ungiré la vela con aceite de lavanda. Si quiero atraer el amor a mi vida, fortalecer una relación de cualquier tipo, generar un ambiente agradable, etc. ungiré la vela con aceite esencial de rosa. 

Recomendaciones importantes: 
Nunca usad mechero para encender una vela: los brujos siempre utilizamos cerillas de madera. Como paganos, consideramos que la madera de la que está hecha la cerilla guarda dentro el espíritu y la fuerza del árbol de la que fue extraida y como ya iréis viendo, en brujería trabajamos la magia con y junto a los espíritus de la naturaleza. Los instrumentos que utilizamos, cuanto más naturales sean, mejor. Todo resulta ser más efectivo.

Nunca sopléis una vela para apagarla: cuando queráis apagar una vela, nunca sopléis. La energía que habéis imprimido al conjuro se disiparía en el elemento aire sin llegar a concretarse. Estaríais disolviendo la magia de la transformación del elemento fuego.


7 comentarios:

  1. Que bonito!!! Me gusta mucho encender velas aromáticas, sobre todo ahora en las tarde de otoño, su luz me parece muy acogedora, si ahora encima es mágica, que regalo. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  2. dices que nunca soplar a la svela. Cuando hay un cumpleanos se encienden velas, frente al pastel se pide el deseo y se sopla la vela. Eso cuenta? que lo que se pidio talves nunca llegue. Ho esta cituacion no cuenta?.. :-) solo curiocidad...

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno! la energía sigue al pensamiento y los pensamientos producen la acción (tengo que repetirme esto mismo todos los días) :-)
    Deseando leer tu próximo post para recoger más detalles sobre simbología de las velas, saber cual o cuales usar dependiendo del asunto en el que queramos influir. Y saber como fabricar aceites esenciales sería fabuloso también!! :)

    Muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marta
    He seguido tus escritos desde hace un tiempo y trato de hacer los ejercicios tanto como puedo y queria hacerte esta pregunta, como podria quitar un bloqueo para que vuelva la luz?
    muchas gracias por tus aportes.

    ResponderEliminar
  5. Sino tenemos que soplar las velas entonces como las apagamos?

    ResponderEliminar
  6. Se utiliza un apagavelas, un dedal o incluso mojar los dedos con agua y apagar la llama.

    ResponderEliminar
  7. Hola! ¿Nunca os ha pasado que mientras estáis ante una llama de vela veis en ella una pisada de bruja?
    A mi me pasa constantemente.

    ResponderEliminar