lunes, 31 de diciembre de 2012

Dríades, espíritus de los árboles



Los árboles siempre han sido sagrados para todos aquellos pueblos que vivieron en permanente contacto con la naturaleza. Adentrarse en un bosque era una aventura, una hazaña que sólo había de ser realizada por los Cunning Men and Women, Hombres y Mujeres de Astucia, como así eran conocidos los Curanderos, o por los mismos Brujos, conocedores del Elphame, el Reino que se extiende bajo las colinas huecas.

En el folklore de muchos pueblos encontramos todo tipo de cuentos acerca de seres de la naturaleza. Habitantes extraños de un mundo no menos extraño. Demasiadas historias para pensar que es un mito. En Brujería del Cerco creemos en la existencia de estos seres porque no en vano la brujería trabaja estrechamente ligada a estos seres y fuerzas de la naturaleza. Como he dicho, estas leyendas tan prolíficas a lo largo de la Vieja Europa no son producto de la casualidad o de la fértil imaginación de los aldeanos. Son muy numerosos los testimonios sobre este tipo de acontecimientos y sobre la presencia de habitantes invisibles que durante muchos siglos fueron incluso vistos por todas las gentes que vivían en entornos rurales. ¿Imaginación? En absoluto.

Hoy hablaremos de las Dríades.

En todo árbol habita un espíritu, un evolucionado ser de la naturaleza. Son las llamados Espíritus de los árboles, cuya vida dura lo mismo que la del árbol que habita. Son seres de gran belleza, altos y esbeltos. Tienen los ojos dorados, como hechos de sabia del propio árbol. Nos hablan a través de los movimientos del árbol que habitan. Por eso cada árbol es especial y por eso, cada uno tiene una personalidad. Solo quien sabe observar es consciente de esta magia.

Hubo una vez una encina en un enorme y bello jardín. Su tronco y sus ramas eran frondosos y rezumaban vida. Una noche, mientras una mujer se hallaba sentada a sus pies pues se encontraba cansada, se le ocurrió recostar su cabeza sobre el rugoso y suave tronco de la imponente encina. Cuál no sería su sorpresa cuando pudo ver que el tronco se convertía en una altísima y esbelta mujer. Tenía el cabello corto y negro como el carbón, sus ojos, almendrados, eran dorados y cálidos, haciendo juego con la capa que envolvía un vestido blanco que arrastraba por el suelo. Aquel misterioso ser le dijo su nombre. De esa manera supo que aquella hermosa encina que desde siempre había habitado su jardín, era un ser vivo y consciente y descubrió maravillada que el espíritu de aquel árbol acababa de comunicarse con ella.


Una Dríade es el espíritu de una planta o de un árbol. Son esquivas, como todos los seres de la naturaleza. Su esencia es la que hace que el árbol que habita capte las energías cósmicas y las baje a la tierra, hacia la serpiente telúrica o Nwyvre. Ese espíritu es la confluencia de esas dos potentes energías por eso es uno de los seres más evolucionados del Elphame. Y por eso también, los árboles son seres dotados de una gran fuerza, vitalidad y antigua sabiduría. Resplandecen en la oscuridad solo cuando uno sabe escuchar y ver con los ojos del espíritu.

En Brujería del Cerco existe una fuerte interacción con los habitantes del Elphame. Estos son los seres de la naturaleza: hadas, elfos, duendes, gnomos, etc. Existe un mundo invisible que desde siempre ha hechizado a la humanidad. Es otra dimensión, otro ámbito de experiencia sorprendente y mágico que si se busca, se encuentra. Siempre estuvo ahí y durante un tiempo muchos fueron los que lo vieron y ahora solo lo hacen los que trabajan el Viejo Arte. Quizá esto es así porque hubo un tiempo en que el Arte fluía solo, a través de la sangre y del quehacer cotidiano. Hoy lo tenemos que invocar pero podemos aprender a recuperarlo simplemente teniéndolo en cuenta, contando con su presencia.

Busca un árbol que te llame la atención. Si entre cien árboles te fijas solo en uno, no pienses que es capricho o que lo has elegido aleatoriamente. No, no es así. Ese árbol te ha elegido a ti, mejor dicho, la dríade que lo habita te ha llamado. Como hemos roto hace tiempo la conexión con lo natural, creerás que es fruto de la casualidad pero ella ha apelado a ese canal dormido que tenemos con ese mundo y que lleva desde hace tanto tiempo cerrado. Sería bello que te acercases y comenzases a entregarle preciosas ofrendas de flores, ramas, piedras, plumas y todo aquello que te parezca una bonita ofrenda para él. No te cierres ni prejuzgues. Solo escucha y estate atento.


Termino este año con un post dedicado a los cercanos habitantes del Elphame. Así espero y os deseo a todos que este año entrante, 2013, os traiga Magia y Abundancia y que despierte en todos aquellos que habéis sentido la llamada de la Hechicería, la Vieja Sabiduría.

¡FELIZ 2013!

9 comentarios:

  1. Pues si, a ver si hay magia, porque desde luego pone una el telediario y te hunden.

    Ya sabía yo que los árboles sentían y acompañaban, lo he sentido desde niña, y tu entrada me lo confirma, me pregunto por qué los obviamos tanto, nos han enseñado a no verlos, y no sentirlos, rompen nuestra relación con ellos y nos hace que siempre nos falte algo, que tratamos de compensar con cosas materiales que realmente no nos llenan.
    No sé si habras visto "La princesa Mononoke" pero ahí en la tradición oriental se hace referencia a los Kodamas, espíritus de árboles. Casi todas las culturas cuentan con seres parecidos, supongo que tendrán una relación muy estrecha.
    Gracias por tus entradas y un gran abrazo, nos estás abriendo los ojos a un mundo que casi estaba olvidado.

    ResponderEliminar
  2. Feliz año nuevo Marta, gracias por todo lo que nos enseñas ;)

    ResponderEliminar
  3. Feliz 2013 para ti también Marta!
    Gracias por compartir con nosotros este maravilloso post porque es mágico, porque cada línea me traslada a un bosque infinito, repleto de vegetación,árboles y hojas caídas en la tierra. Un bosque en el que al mirar hacia arriba puedes ver a lo lejos, tan altas y majestuosas las copas de los árboles. Arboles que te susurran y cantan al oido con la suave brisa, la misma que te acaricia el cabello y te mece con sus gélidas manos para acunarte en un sueño infinito con olor a hierba,a tierra mojada y a magia.
    Te mando un abrazo y toda la felicidad para este nuevo año que comienza.

    ResponderEliminar
  4. De algo se inspiro el effecto backster

    feliz 2013!
    >>>>>>>>>>>>>>>>

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Tengo curiosidad por saber más: si estos seres de los bosques que se dejan ver son las almas que aún vagan de algunas plantas que ya no están. Una buena amiga me contó que vivían en la naturaleza, y que, en ocasiones, duendes y ninfas se acercaban a las fuentes, ríos y lagos atraídos por la tranquilidad del agua. ¿De donde salen estas criaturas que se mueven de aquí para allá? ¿Tienes más información sobre el tema?

    De paso te felicito por este blog, es una iniciativa valiente, dado los prejuicios que se tienen por la magia. Este mundo se ha corrompido de maldad, egoísmo e incrédulos, ya nadie tiene fe por nada ni nadie, y la poca fe que existe está respaldada por el circo de la iglesia, un grupo de charlatanes con muchas palabras y pocos hechos, pero bueno este no es el momento ni el lugar de tratarlo.

    Muchas gracias por compartir estas cosas con nosotros :)

    ResponderEliminar
  7. ÁRBOL

    Escribía unas letras a tu sombra,
    cobijada del sol y agradecida
    cuando, con un suavísimo suspiro,
    me has rozado el cabello con tu rama.
    Puede ser que la brisa te impulsara,
    ¡pero el gesto me pareció tan tuyo!
    Como un niño cuajado de ternura
    que percibe en sí mismo su brotar
    y no sabe muy bien cómo expresar,
    así, torpe, temblando, dulcemente
    me tocó tu ramita la cabeza,
    soprendente caricia y mano verde.
    Y temblé yo también, estremecida
    bajo el súbito aliento de tu vida
    y la inmensa ternura de tu roce…
    ¿Qué pretendes decir, dime, árbol mío?
    ¿Qué secreta energía te ha movido?
    Es hermosa tu voz, más no la entiendo…
    No, apenas recuerdo tu lenguaje,
    tan antiguo como el éter, como el fuego.
    Dime, árbol, ancla entre el Cielo y la Tierra,
    ¿qué me cuenta tu voz de brisa y río?
    No eres roca, estéril, muda , inmóvil,
    que expresa su dureza indiferente
    a golpe de erosión atesorada.
    Ni eres hombre, de triste aullido inútil,
    que lanza su “¿por qué?” a los cielos fríos…
    Pero tú, ni hombre ni piedra,
    enhiesta criatura de leyenda,
    ¡con cuánta intensidad reconcentrada
    eres capaz de hablar mudas palabras!
    ¡Con qué facilidad me comunicas tu amor,
    mi árbol hermoso y sereno,
    el más pausado, el más profundo,
    el más anciano de los seres!
    La Vida, hirviendo oscura por tus venas,
    asciende desde abajo, lenta y plena,
    y florece, frenética, en lo alto,
    con la eterna magia de la primavera….
    Te contemplo, admirando tu fuerza,
    y tú te alzas sobre tus propias ramas,
    oteando espacio, tiempo y muerte
    como el mar que brama y rompe en la arena.
    Maravilloso portento, rey del bosque,
    cuerpo calloso y recio, frondosa cabellera,
    mi paciente y verde criatura
    repleta de misterio y hermosura
    entre las cumbres del cielo
    y los abismos del suelo…
    Ensoñaciones en claves desconocidas
    te manan por grietas y heridas,
    ¿susurros de amor arcano,
    sentimientos cósmicos y lejanos?
    ¿Qué me dice tu ramita
    en una lengua olvidada
    que hablaban duendes y hadas?
    Tengo en mi mano tu rama,
    la he rozado, la he besado,
    y tu energía amorosa me ha inundado.
    ¿Me comprendes tú a mí,
    mi árbol amado?

    Laura, Julio de 1988

    Fuente:http://lauririven.wordpress.com/el-club-de-los-poetas-tuertos/

    ResponderEliminar
  8. ¿Que te llevo a estudiar Brujeria? y ¿que es la brujeria de cerco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio,
      Desde niña practicaba brujería, sin saberlo. Cuando fui creciendo, comencé a interesarme de forma más teórica y alterné mis estudios teóricos con mis estudios prácticos. Mi madre practicaba además espiritismo y teníamos todo tipo de libros y material esotérico en casa. Fue el caldo de cultivo adecuado para que evolucionase como bruja.

      La brujería del cerco es una brujería que se practica cruzando al otro lado de la realidad. Hay mucha gente que dice que hace brujería del cerco, pero sinceramente, me cuesta creerlo. Debes saber cómo acceder a otras realidades y eso no está al alcance de cualquiera. Son muchos años de estudio y preparación y práctica. Es además una brujería que depende de la interacción con los espíritus de las hadas y del mundo, del planeta. Ese conocimiento es básico. Tengo posts escritos sobre ello, puedes utilizar el buscador del blog o el índice.

      Un saludo.

      Eliminar