miércoles, 26 de diciembre de 2012

El calendario lunar celta: la Luna del Abedul



Si recordaréis el post sobre el calendario arbóreo celta, veíamos que los celtas organizaban el año en 13 meses de 28 días cada uno respectivamente así supieron medir el tiempo de forma acompasada a los ritmos naturales de la tierra y del cielo. Siguiendo ese hilo, a partir de este mes dedicaremos un post cada mes para que veáis cómo distribuían los días aquellos magos de la naturaleza.

El pasado 24 de diciembre comenzó la Luna del Abedul (24 de diciembre-20 de enero).

La luna del Abedul es un tiempo de renacimiento y regeneración. Es tiempo de nacimientos, justo cuando entran las energías del nuevo año.

La luna del abedul es el mes dedicado a los comienzos, a la estabilidad y a la sabiduría. En inglés abedul es birch, palabra que procede del anglo-sajón, brillante. Quizá porque es un árbol que necesita mucha luz para crecer. O porque en los días del solsticio que mejor que dedicarlos a un árbol que busca la recién nacida luz del sol para nutrirse. Sea lo que sea, este imponente árbol destaca entre las arboledas de los bosques por su inmensidad y por su porte. Por esta razón es conocido también con el nombre de la Dama del bosque.


Sus ramas eran usadas como amuleto para ahuyentar las malas energías y los malos espíritus. Era una costumbre  muy extendida a principios de cada año, golpear con varas de abedul los bordes de los caminos para ahuyentar el espíritu del Año Viejo. Asimismo, si atas una cinta roja alrededor de un abedul evitarás el mal de ojo. Caso de no tener un árbol cerca, vete al bosque más cercano y recoge una ramita de abedul caída. La puedes llevar a casa y usarla como amuleto de protección colgándola en la puerta o poniéndola en tu altar como símbolo del renacimiento de la luz. Muchos granjeros plantan abedul junto a sus casas para protegerlas de los rayos de las tormentas.

Durante esta luna haremos trabajos mágicos asociados a los nuevos comienzos. El trabajo mágico hecho en esta luna añadirá energía y fuerza a nuestros hechizos y a las elecciones que tengamos que hacer. El abedul tiene aplicaciones en magia hecha para protección, creatividad, fertilidad, nacimientos, curación, magia del bosque, autodisciplina, trabajos con las fases de la luna, con el amor y la purificación.

También construiremos nuestras escobas con ramitas de abedul, fresno y sauce debido precisamente a su papel purificador. O también nuestra vara mágica. Las varas hechas de abedul son utilizadas en rituales para ahuyentar el espíritu del año viejo o para deshacer trabajos de magia negra. Se utilizan también para trabajos mágicos con la Diosa. Si recordáis, el abedul recibe también el nombre de Dama del bosque. Su madera nos ayudará a trabajar con las fuerzas femeninas y como he dicho antes, con las fases de la luna.

Si tienes un abedul cerca, no dudes en hablarle y pedirle consejo. Recuerda: en todo árbol habita una dríade. Algún día hablaré de ellas. Si quieres que éstas te escuchen y te concedan favores, nunca estará de más que lleves a sus pies minerales bonitos, conchas marinas, flores y hierbas.


Los nacidos en la Luna del Abedul

Según el calendario celta, las lunas se dividen en dos partes: la luna nueva y la luna llena por lo que el carácter de una persona dependerá de la parte del mes que haya nacido. El carácter de la luna nueva es asociado con las dos primeras semanas del signo y el carácter de la luna llena con las últimas dos semanas. Esto nos sirve para todas las lunas.

Así nos encontramos con que el carácter de las personas nacidas bajo la influencia de la luna nueva será más impulsivo y su naturaleza más emocional. Son personas inclinadas hacia la introspección y hacia la subjetividad. Por el contrario, tendrán mucha confianza en sí mismos y sabrán vencer todos los obstáculos que la vida les plantea con éxito. Las personas nacidas bajo la influencia de la luna llena son más tenaces al perseguir sus objetivos en la vida. Son personas muy intuitivas, objetivas y extrovertidas. En general, los nacidos en la Luna del Abedul son personas con grandes potenciales, que no se rinden fácilmente y que disponen de una gran fortaleza interior. Son muy trabajadores, tienen una gran paciencia y persistencia. Se rodean de un halo de dignidad que a los demás les puede parecer que son personas distantes pero en realidad es la imagen exterior de su lealtad y honestidad interior. La parte negativa de este signo es que podéis tener más facilidad en exigiros mucho a vosotros mismos y podéis caer en el pesimismo más absoluto si las cosas no salen como lo planeado. Hay cierta rigidez en esa percepción por eso debéis evitar enfocaros en un solo objetivo. 


6 comentarios:

  1. Hola Marta, mi marido ha nacido el 21 de enero y creeme que es una descripción muy acertada de su caracter, es curioso por otra parte que mi madre, quien vive en una calle llamada abedules que hace esquina con sauces, tiene muy buena suerte en todo lo que emprende, aunque no sé si hay por ahí plantados algunos de estos árboles.Me ha gustado mucho el post y me interesa saber acerca de los seres qe habitan en los árboles, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Evangelina. Me alegra mucho que te guste el post. Es muy curioso lo que cuentas de la calle de tu madre, no existe la casualidad. Quizá sí que haya abedules en la cercanía o simplemente el nombre. Como supongo sabrás, los nombres tienen mucho poder, más de lo que la gente supone.
      Pronto subiré algún post sobre los seres que viven en los árboles.
      Un abrazo y gracias a ti :)

      Eliminar
  2. Como siempre, me encantan tus posts! es genial esta información y la que nos irás proporcionando con cada luna! a ver si encuentro un abedul cerca de mi zona! :)
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Ana. Vosotros sois los que hacéis que cada día tenga más ganas de trabajar en el blog :)
      No dudes si ves un abedul, coger alguna ramita caída y usarla para protección o algún trabajo mágico. Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿se puede hablar con los arboles mentalmente? muchas veces te pueden tomar por loco ahí contándole historias a un árbol jajaja y si pides consejo, ¿cómo saber en que momento te lo concede? tiene algo que ver con las sensaciones, los sueños, etc, supongo ¿no? ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. perdon que me meta a contestar pero SI se puede hablar con los arboles mentalmente,lo hago desde toda mi vida y se lo he ensenado a mis hijas tambien, en especial la mayor ella se comunica muy bien con ellos, al grado de que una vez se enojo con su marido y justo estaban bajo un arbol y el arbol le pego en la cabeza a el con una rama, si senor ellos tienen vida y se conectan con nosotros. solo debes concentrarte en el arbol, sentir su madera, su salvia corriendo por dentro, el olor a tierra en sus raices y el movimiento de sus hojas o ramas es muy fuerte la energia de ellos hacia nosotros. Hablo mucho de ellos y de como meditar con ellos. Son seres maravillosos.

    ResponderEliminar