lunes, 4 de marzo de 2013

El Influjo de la Luna





Una de las cosas que más hay que tener en cuenta a la hora de realizar nuestros trabajos mágicos es observar las fases de la luna pues éstas son una señal en el cielo que nos indica qué podemos o no podemos realizar según si mengua o crece. Es muy importante porque no por casualidad las gentes que trabajan el campo realizan ciertos trabajos dependiendo de en qué fase se encuentra la luna.

Sin ir más lejos, hace unas semanas, en Cuarto Creciente, los agricultores de la zona donde vivo andaban trabajando de noche. Esto sucede así porque es la época de siembra, sobre todo para las plantas de altura y las plantas que dan fruto como las Tomateras y los Guisantes. De hecho, los agricultores trabajan el campo dos o tres días antes de la Luna Llena.

Cada mes, tu nivel energético crece y decrece al mismo tiempo que lo hace la luna. Algunas veces te sientes con muchas ganas de comenzar nuevos proyectos, otras solo tienes ganas de estar quieto y contemplativo. La luna nos hace sentir deseos de movimiento, de aventura, de ser productivos pero también nos hace sentir soñadores, melancólicos, aletargados e incluso revueltos a nivel emocional. Aprender a realizar nuestros hechizos y trabajos mágicos teniendo en cuenta las Fases de la luna nos ayudará a canalizar mejor nuestras energías pero sobre todo a conocernos mejor a nosotros mismos.

A lo largo de los tiempos la luna ha estado con nosotros. Nace, crece, madura, envejece, muere y vuelve a nacer. La Dama de la Noche, la Señora de las Mareas, la Diosa de las Estrellas... son algunos de sus nombres. Es el satélite natural de la Tierra y se relaciona estrechamente con nosotros mostrándonos, como si fuese un enorme espejo en el cielo, los profundos y simbólicos ciclos de la vida. La Luna posee el poder de la Magia, un poder que inspira, que renueva y nutre el alma.


El elemento Agua, como todos sabemos, está regido por las emociones. Asimismo, sabemos que la luna, al ser el orbe estelar más cercano a nosotros, tiene una potente influencia sobre las grandes masas de agua como los océanos y los mares y por supuesto, sobre los seres humanos ya que estamos compuestos de un 75% de agua. Cuando los brujos realizamos un trabajo mágico, para que funcione lo hacemos desde el corazón. Es cierto que es nuestra mente la que organiza, diseña y crea el ritual pero a la hora de lanzar el hechizo siempre sale de nuestra emoción más profunda. Recordad que la Energía sigue siempre al pensamiento... Y la emoción humana es una de las energías más potentes que existen. Es por esta razón que la luna es de suma importancia a la hora de llevar a cabo nuestros trabajos mágicos. 

La luna transite diferentes fases durante un periodo de 28 días. Como dije antes, actúa como un espejo y si estamos pendientes de sus cambios, observaremos que nos está dando una poderosísima herramienta para conectar con nuestros ciclos internos y con los cambios que vivimos diariamente en el mundo.

En la próxima entrada hablaremos de la Magia que ha de realizarse en el Cuarto Menguante, fase por la que estamos transitando en estos momentos.

5 comentarios:

  1. Hola Marta, gracias por este post tan interesante. Yo soy un poco lunática en el sentido de que me encanta la luna, puedo pasar mucho tiempo abstraída observandola. Imagino que el tipo de magia que se puede hacer en luna creciente es aquella en la que quieres que llegue algo a tu vida, que "crezca" de forma positiva algo. No tengo mucha idea, la verdad, pues soy una neófita en este tema y aunque no la practico sí me interesa muchísimo. Digámos que la única mágia, si es que se puede llamar mágia, que practico o al menos lo intento es la Ley de la Atracción enfocando de forma positiva una meta y trabajando hacia ella.
    Espero que en los próximos post no digas qué tipos de rituales se hacen en cada fase lunar.

    Un abrazo muy grande,

    Eva.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta, me he gustado muchos tu entrada y como tratas el tema de la Luna, casi con beneración.
    A mi siempre me ha llamado la atención, así como los efectos que producen en nosotros y en el resto de seres que pueblan este planeta empezando por mi misma. La noto muchísimo, de un tiempo a esta parte sus cambios van parejos a mis cambios, sus ciclos a los míos, y me siento muy unida a ella.
    Estoy deseando que continues dedicando entradas a la Luna ya que somos tan permeables a su influjo, que no conocerlo es como no querernos mirar en un espejo o mirarnos en uno y no reconocernos.
    Buena y lluviosa noche, muy adecuada para leer o simplemente deleitarnos con una meditación con el sonido de la lluvia.
    Un abrazo Marta :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Marta,

    Qué puedo decir.. la luna me enamora!!Creo que me pasa como a María Eva.

    Qué bonito escribes Marta! sería estupendo, si puedes, que escribas más sobre el calendario arbóreo celta. Es muy interesante! :)

    Me encanta tu blog! Un abrazo!! Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah! por cierto, la foto de la luna con las hadas es preciosa! Me encanta!:)

    ResponderEliminar
  5. Marta, muchas gracias por tu enseñanza. Es maravilloso abrir tu blog y poder encomtrar información tan ütil.
    Un abrazo
    creu

    ResponderEliminar