viernes, 29 de marzo de 2013

La Brujería y su misteriosa Escoba



Es superstición herética  creer en esas mujeres malvadas que aseguran volar a lomos de ciertas bestias junto a la diosa pagana Diana en mitad de la noche y recorrer volando vastas extensiones de tierra. Canon Episcopi (siglo X).

En Brujería tradicional la escoba es símbolo del vuelo espiritual, del viaje entre los mundos una vez hemos cruzado el cerco. Es símbolo de purificación y renacimiento. Muchas representaciones y rituales de máscaras llevan en el séquito a un hombre o una mujer portando una escoba.

Existían y existen ungüentos hechos con determinadas plantas que, aplicados en ciertas zonas del cuerpo, producen un viaje místico que es conocido como “El Viaje al Sabbat”. Este tipo de hierbas contienen una sustancia llamada atropina, un poderoso alcaloide que provoca viajes alucinógenos. La belladona, la raíz de mandrágora, la datura, el beleño, el estramonio, el eléboro, el Bálsamo de Galaad, etc. Plantas que nunca han de ingerirse pero que sí se pueden aplicar, con precaución, sobre la piel.

Se han dicho muchas tonterías al respecto. Como forma anecdótica diré que hay autores, por supuesto ajenos a la brujería y muy dados a meterse en camisas de once varas y escribir de oídas, que aseguran que el palo que llevamos los brujos tenía y tiene el fin de ser untado con estos ungüentos y después ser introducido en nuestra vagina y otras partes pudendas para que el bálsamo hiciese más efecto. Hilarante como poco. Allá ellos con su afligida estupidez.


El Palo o el Stang proviene de los albores de los tiempos. Hunden su raíz, como los vuelos brujiles, en el chamanismo más antiguo. Están basados en la creencia chamánica de inducir transformaciones que le dan a una persona el poder de volar. En muchísimas culturas primitivas los chamanes se transforman en pájaros y otros animales. Vuelan por los aires a la espalda de otras criaturas, como por ejemplo gansos, y sobre todo vuelan sobre palos mágicos como horcas (herramienta agrícola) y también, como no, escobas.

La idea chamánica del “vuelo del espíritu” se ha encapsulado en el folklore europeo en forma de vuelo sobre una escoba. En Brujería tradicional la escoba simboliza la entrada al Otro Mundo, al Mundo que se encuentra al otro lado del Cerco. Allá donde los brujos del cerco viajamos.

Pero además la Escoba es una poderosa herramienta utilizada en brujería tradicional y también en la Wicca. En Westfalia las casas se barrían ritualmente con una escoba blanca decorada con cuernos de vaca y que después del acto ritual era colgada sobre la puerta del establo con el ánimo de proteger a los animales de entrada de virus y otros elementos no deseados.

Ritualmente y según la tradición de la Brujería Tradicional, el palo de la escoba ha de estar hecho de madera de fresno, material que representa al elemento Aire. Las ramitas han de estar hechas de abedul, representado a la Dama o a la Tierra y se usan ramas de sauce para juntar las ramas de abedul, representando el elemento Agua ya que los sauces crecen junto a los ríos. El Sauce es además símbolo lunar. No obstante, dependerá de tu tradición utilizar unos árboles u otros.

La escoba se utiliza para limpiar el espacio que delimitamos para celebrar nuestros ritos mágicos, sean estos invocaciones o hechizos. Con la escoba barremos simbólicamente el lugar visualizando que una poderosa energía que emana de la escoba arrastra cualquier residuo astral nocivo y lo echa fuera del Compás o Círculo Mágico donde, una vez realizado este ritual de purificación, habremos de realizar nuestros trabajos sin temor a interferencias indeseadas.


Podéis extender su uso a otras zonas de la casa, sobre todo en la entrada, barriendo simbólicamente el lugar para evitar que penetren en el hogar esas energías nocivas. Como forma de aumentar la protección es bueno dejar una escoba detrás de la puerta principal para proteger a los moradores de la casa o atravesarla en el suelo por las noches para evitar ataques de energías negativas.

Un consejo: no usar nunca la misma escoba que utilizáis para barrer la casa que la escoba usada de forma ritual. Incluso os la podéis fabricar vosotros mismos cogiendo las ramitas y los palos caídos por el campo. Los objetos mágicos mucho mejor cuando están recogidos o hechos con nuestras propias manos. Su poder se incrementa mucho más.

3 comentarios:

  1. Qué interesante tu entrada.
    Efectivamente en el libro "Vacas, cerdos, guerras y Brujas" se dice que esos ungüentos se ponían en las escobas, que luego la bruja utilizaba a horcajadas y sufriendo alucinaciones, que la conducían a pensar que era llevada por los aires. Así, como si fuera una pobre boba, que no supiera absolutamente nada de plantas ni de sus efectos. En fin, la antropología ha empleado en demasiadas ocasiones la "observación" y no la "participación consciente" así pasa que luego sus estudios carecen de fundamento.
    Cuando asistí a una clase práctica de plantas y hierbas medicinales, nos dijeros que el la madera del fresno era empleado por las brujas. Ni que decir tiene, que a otra amiga y a mi nos faltó tiempo para buscar la más adecuada a nuestras "necesidades" je,je, y ahí tengo mi pequeña escobita, que utilizo en mis rituales para "barrer".

    Un gran abrazo y feliz fin de semana :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta!
    Aún no tengo la mía snifff. Tengo una chiquita pero no está realizada ni a mano ni con los materiales adecuados.
    Pero, pronto haré una de manera especial y con ramitas recogidas del campo.
    Un saludo y gracias por todas tus aportaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ania,

      No te preocupes si no encuentras los materiales.

      Ya sabes que en brujería del cerco tampoco eso es tan importante. En el post hablo de lo que dice la tradición al respecto pero si en el territorio donde vives hay otro tipo de árboles puedes perfectamente fabricar la escoba con los elementos que tienes a tu alcance. Mi escoba no está hecha según los cánones, jeje.

      Un abrazo!

      Eliminar