miércoles, 2 de octubre de 2013

El Orígen de la Brujería


Robin Artisson es un brujo y estudioso del folklore y de lo sobrenatural. Es del sur de Luisiana y tiene ascendencia inglesa pero también irlandesa, siciliana y cajún. Se crió en Nueva Orleans, una ciudad estrechamente vinculada con lo oculto, la brujería y la magia. Por ejemplo, el vudú que se practica en Nueva Orleans como se practica en Haití, es una brujería cotidiana que se practica más que ningún medio oficial estaría nunca dispuesto a reconocer. Artisson tiene interesantísimos artículos y libros sobre Brujería tradicional así que es un autor que os recomiendo debido a lo prolífico de su obra y lo interesante de sus estudios sobre el Arte, sobre Brujería tradicional.

Hoy quiero compartir con vosotros un interesante texto de él acerca del desconocido origen del Arte:

La Brujería y la Magia se encuentran en ese misterioso lugar que se encuentra entre una persona y su espíritu familiar. Se halla en ese extraño lugar entre la bruja o el mago y sus aliados espirituales, aquellos poderes que ellos buscan cuando invocan y conjuran. Pero, ¿qué le hace a una persona ser “especial”? ¿Una persona que está abierta a los misteriosos espacios del Otro Mundo y que es “bruja” o “mago”?

No lo sé. No es posible definirlo; es una cualidad que tienen algunas personas, una extraña peculiaridad mística que otros no tienen y que nunca desarrollarán. Muchas tradiciones modernas de Brujería creen que a los humanos se les entregó un regalo místico por el Padre de los Brujos o Maestro, o por antiquísimos espíritus o daimones de la luz y del fuego que descendieron de los cielos. Estas ideas míticas ayudan a explicar por qué algunas personas muestran una inclinación hacia lo místico y espiritual y otros no; la semilla durmiente o pneuma del Maestro Brillante que ha corrido a través de líneas de sangre humanas y que despierta en diferentes personas y en diferentes épocas.


Ésta es simplemente una historia, un mito, un lugar común de creencias que puede ser rastreado hasta El Libro de Enoc. Aunque creo que tiene mucho mérito. Si buscas respuestas directas, no encontrarás ninguna sobre “el sendero torcido”. Yo no sé qué es lo que me hizo sentirme atraído y obsesionado por lo oculto y por la brujería. Fue el Destino; algunos podrán decir que fui un vástago de la casa de Azael, otros podrán pensar que soy simplemente un chiflado. Yo mismo no lo sé y no creo que necesite saber el por qué.

Sé que para este tipo de personas, la brujería se encuentra entre ellos y sus contactos con el otro mundo, pero también en otros lugares. En el simbolismo primordial que se halla en nuestra mente profunda y que ha sido heredado de generación en generación, siguiendo la pista hasta los orígenes. Se encuentra durmiente en “formas espirituales” nativas de la tierra en la que vivimos y su idiosincrasia.  

Y se encuentra, finalmente, en los propios practicantes, en las gentes que inconscientemente se pasan entre sí costumbres y tradiciones de gran antigüedad que ocultan un poder numinoso, se encuentra en aquellos que reconocen estas cosas, las regeneran y las comparten, y también en aquellos que han “heredado” la tradición.

Traducción de Marta Ruescas

Además de gustarme e interesarme la definición que hace del brujo y del mago, me gusta su lenguaje, que nos retrotrae a ese eco ancestral que la brujería ejerce sobre los que la practicamos. Y a mi modo de ver, deja en el aire una cuestión muy interesante sobre nuestros orígenes, el origen de los brujos. ¿De dónde venimos? ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Por qué nos conmueve hasta tal punto? ¿Quién estuvo en el principio?

¿Nos dio alguien que vino del cielo el conocimiento? ¿Fueron las Fae quienes nos lo transmitieron? ¿Fueron la práctica y el tiempo? ¿Es la brujería una ciencia que nació con el ser humano ajena a cualquier acción externa? ¿Es quizá una forma de ser y relacionarse con el mundo? Quizá sea eso o algo completamente diferente. Solo quien la practica, atisba algo de ese origen ancestral y sagrado. 

5 comentarios:

  1. Quizá el origen de la brujería radique en la necesidad del ser humano, desde tiempos inmemoriales, de dominar los acontecimientos para doblegarlos a su voluntad. Un propósito ancestral dentro de nuestra mente se fue abriendo lentamente, hasta convertirse en lo que actualmente denominamos brujería.
    No sé, al menos es mi forma de verlo.

    Un cordial saludo, Marta.

    ResponderEliminar
  2. hola marta queria prefuntarte que sabes de la MANDRÁGORA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo busques aqui mismo, ya hace algun tiempo hablo de ese tema de la mandragora, dale link en el buscador de este mismo blog. saludos

      Eliminar
  3. Me gusta mucho el enfoque que se propone, porque evita ser dogmático, y en verdad es una tarea sacar todo el velo del dogma que tiene el esoterismo, brujería o magia, diferentes nombres para un arte que se descubre a medida que se practica, y cuyo desenvolvimiento será muy diferente para cada adepto.

    ResponderEliminar