miércoles, 16 de abril de 2014

Los Espíritus de la Naturaleza


Para aquellos para los que nuestra espiritualidad está basada en el animismo, o para las religiones animistas, cada planta, cada animal, cada río o cada roca del camino posee un espíritu, más o menos evolucionado o quizá evolucionado de una manera que no podemos comprender pues en nuestra limitada humanidad, solo alcanzamos a aprehender lo similar. Pero estos espíritus están ahí. Cuando cruzas el cerco, los ves. Mucha gente ha cruzado el cerco, no siendo brujos necesariamente. Es la gente que sabe hacer un viaje astral y todos informan de seres que han visto a ese otro lado que recuerdan en mayor o menor medida a esos seres de los que informan los viejos y maravillosos cuentos de hadas, espejo de un tiempo en el que los hombres podían ver aquel mundo que no ha desaparecido sino que se ha alejado de nosotros.

Los espíritus del territorio, también conocidos como las Fae, o las hadas, el Pueblo Tranquilo, el Pequeño Pueblo y así tantos nombres como pueblos en la Tierra hay, son seres que no tienen cuerpo físico sino que emplean las energías telúricas de la Madre Tierra para manifestarse. Cada uno lleva una misión especial, una forma de acción y de construcción del mundo en el que vivimos.   

Nuestra historia, principalmente en Occidente, está llena de esos misteriosos cuentos de hadas que nos muestran a estos seres habitar los bosques de la vieja Europa, los lagos sagrados, las cavernas misteriosas que surgen de las entrañas de la tierra y sobre todo nos muestran a los seres humanos interactuando, misteriosamente también, con estos seres fascinantes. En Irlanda se los conoce como los Sidhe, nombre que me gusta especialmente, pero tienen tantísimos nombres que sería imposible reproducirlos todos: kobolds, duendes, aluches, brownies, boggarts, pixies, trolls, trasgos, leprechauns… Y un sinfín de etcéteras. Pero en mi tradición son conocidos con un nombre que me encanta: los Resplandecientes, debido a la luz que emiten cuando se manifiestan en nuestro mundo.

En los cuentos de hadas que no han sido adulterados por el cristianismo, en esos cuentos primigenios que podían ser tan brutales como encantadores, muchos de estos espíritus resplandecientes tienen la función de ser Guías de los seres humanos, ayudando a aquellos que entran en su mundo especular a buscar una información o un objeto mágico que les ayudará en su trayectoria vital. En ocasiones, estos Espíritus dan importantes lecciones a aquellos que hacen la vida imposible a los demás. En ocasiones son los enigmáticos Guardianes de ciertos territorios: cuevas, valles, el pico de una montaña, un bosque… Pero siempre, siempre, estos Espíritus ayudan al hombre a forjarse a sí mismo. 



Todas las cosas en el mundo material están formadas por los cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua. Todo en el plano sutil tiene su correspondencia con el plano terrenal así que, cuando estos espíritus descienden al mundo material, se manifiestan en forma física dentro de las fronteras del reino que representan. Así, tenemos varios tipos de espíritus más elementales y vamos subiendo en la escala de evolución a formas y espíritus más sutiles. En la tierra, encontramos a los gnomos, en el agua a las ondinas, en el fuego a las salamandras, en el aire a las sílfides. Cada elemento, cada manifestación, tiene una importancia vital para nosotros, como seres humanos y mucho más como brujos, pues estos elementos forman parte de la magia y de los encantamientos que cada día practicamos. Yo diría que son la pura esencia de la magia.

El próximo día subiremos la segunda parte del post sobre el lobo y en posts sucesivos seguiremos ampliando la información sobre el misterioso mundo de los elementales y de las Fae.

Lamento no actualizar puntualmente, por ejemplo un día fijo de la semana, como es mi intención pero mis obligaciones hacen que no siempre pueda conseguirlo. Igualmente, estoy trabajando en hacer un índice alfabético para el blog, lo cual os facilitaría mucho la búsqueda de temas.


De nuevo, muchas gracias a todos por estar ahí. 

18 comentarios:

  1. Muchísimas gracias a ti querida Marta.
    aprovechando estos días de semana santa, hemos tenido la oportunidad de ver la naturaleza de cerca y hay lugares en los que se siente tal energía que te obliga a quedarte un buen rato, porque nuestra esencia lo necesita.
    Cuevas, aves, ranas, montaña, todo parece acoger magicamente a las Fae, econdiendose de las miradas curiosas.
    Espero que tu también puedas descansar Marta. No te preocupes si no puede escribir todas las semanas. El tiempo es el que es y tu nos haces un regalo cuando puedes, que es cuando se hacen los real os.
    Muchas gracias Marta y recibe un gran abrazo!!! : -)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,

      Me alegro que estéis descansando unos días. También yo estoy tratando de descansar un poco.
      Ese lugar que describes debe ser fabuloso. No lo conocía, pero por lo que describes, estoy segura de que tiene a sus espíritus guardianes por allí y que éstos han conectado contigo. Cuando un lugar te llena de esa manera, es que a nivel sutil esos maravillosos seres resplandecientes entran en contacto con nosotros.

      Un fuerte abrazo y descansad estos días!

      Eliminar
  2. Se me olvidaba. El lugar mágico en el que estuve ayer fue El Jardín Nazarí de Vélez en Granada. Lo recomiendo por el agua, su vegetación, las cuevas de su montaña y su pequeña fauna, un rincón que destila magia por todas sus gotas recorriendo la montaña.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Marta, me encanta toda la información que me han enviado. Soy de México D.F. Verónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica,

      Muchas gracias, me alegra mucho que te guste. Gracias por venir por aquí.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Sin tenerlos presentes, sin sentirlos, sin que pasen cosas raras que no tienen explicación a tu alrededor, creo que no habría magia. Cuando se les tiene en cuenta se hacen notar y estoy muy de acuerdo con este post por eso mismo. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gonzalo.

      Es maravilloso ir con la mente relajada a un enclave de la naturaleza y percibir su magia.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Es fantástico Marta, como siempre, cada día todo lo que nos cuentas resuena más en mí. Gracias.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Eva. Me encanta que mis palabras te lleguen. Esa es mi intención. Despertar otras realidades, evocar nuevas experiencias. No todo es esta Matrix en la que vivimos que tan poco espacio deja al espíritu para respirar.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Que preciosidad de artículo. Yo también he estado recientemente en un sitio, precioso, con un elevado montículo lleno de pinos centenarios, y el viento soplaba trasmitiendome un lenguaje que mi perro parecía oir y lo mantenía absolutamente quieto y espectante, mirando hacia un lado y a otro. Yo, sentada allí, mirando a lo lejos, sentía una energía especial, que salía de los árboles e invitaban a quedarme, a no moverme de allí. Di las gracias, abracé al mayor de ellos, y me fui. Fue, mágico, se paró el tiempo. Gracias por tu artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti y gracias por compartir tu experiencia mágica. Estas experiencias son las que nos conectan con la verdadera realidad, la que es mágica y nos alimenta el espíritu.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. gracias Marta, cada nuevo post que haces es como un regalo...no quiero desvirtuar el tema, pero puedo hacerte una pregunta? ¿cuales son tus autores u obras literarias favoritas?
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luisa,

      Muchas gracias por tus palabras.

      En realidad me gustan muchos autores, no solo leo libros sobre paganismo. Me gusta mucho la literatura fantástica y soy una gran fan de Laura Gallego. Me gusta mucho Pérez Galdós y como autora actual, Lucía Etxebarría. Realmente leo un poco de todo. Siempre he sido una gran lectora, desde niña.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy interesante, me agradó mucho. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Yo siempre creí que venían de otros mundos a visitarnos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad vienen de otras dimensiones, pero sí podría entenderse como otros mundos. Gracias :)

      Eliminar