sábado, 24 de mayo de 2014

El Sapo y la Bruja


El sapo es un animal estrechamente relacionado con el folklore de la bruja. En las imágenes arquetípicas de la bruja o el brujo, éste aparece normalmente cerca de un caldero humeante. Al igual que el gato negro y el cuervo, que contempla su quehacer desde una alta viga de madera. Pero realmente no se sabe a ciencia cierta el origen de esta relación.

Fue la Alquimia la que por primera vez asoció al sapo con la parte más oscura de la experiencia humana. El sapo negro, en alquimia, representa la materia primordial que tiene que ser transmutada. De esta precisa idea proviene el cuento de El príncipe y la rana, recopilado por los Hermanos Grimm. Supongo que todos conoceréis la historia pero resumiendo mucho, una princesa besa a un feo sapo y este se convierte en un apuesto príncipe. Como todos los cuentos llamados de hadas, existe aquí un conocimiento iniciático muy profundo que nos muestra, a través del símbolo cuyo significado es prohibido para el profano, la transmutación de la Obra, la transmutación del espíritu de tosco a eterno. Este Arte es la forja, la conversión del hierro en obras de arte de gran flexibilidad y dureza al mismo tiempo.

En la antigua Grecia, Roma y en Escandinavia el sapo representaba el útero de la mujer. A causa de este simbolismo, el sapo se convirtió en símbolo de la partera o comadrona y probablemente parte de ese origen su asociación con la brujería. Las parteras eran grandes expertas y conocedoras del organismo femenino y, por supuesto, de hierbas que sanaban o ayudaban a abortar. Daban la vida, ayudaban al ser humano en su tránsito hacia la vida, pero también hacia la muerte. Normalmente eran también requeridas en trances de muerte.


En algunas zonas de Europa había pequeñas estatuillas de sapos que eran dejadas en lugares sagrados por las mujeres en busca de ayuda y fertilidad. Dentro de la cultura gitana, se dice que la Reina de las Hadas vivía en un castillo que tenía forma de sapo dorado.

Durante la Edad Media, la superstición asociaba en Europa al sapo con la figura del diablo cristiano. Se pensaba que el sapo era capaz de envenenar a la gente y que estaba habitado por el espíritu familiar de una bruja. En el folklore se instaba a sacar a los sapos de las casas con sumo cuidado por miedo a la ira del espíritu de la bruja que habitaba en él.

En el folkore de Euskadi así como en los Pirineos, se identificaba a una persona como bruja si esta tenía en la piel una pata de sapo. Se creía que la saliva de un sapo era especialmente dañina por ser venenosa. Se pensaba incluso que el sapo escupía fuego. Un animal tan terrible como la propia bruja, la cual se pensaba también, utilizaba al sapo en su adoración al diablo, echándolo en su caldero para fabricar pociones y conseguir la invisibilidad o viajar al sabbat. Los sapos segregan por la piel una sustancia blanquecina y venenosa llamada bufotenina, popularmente conocida como “leche de sapo”, con propiedades alucinatorias y utilizada, probablemente, como ungüento volador.

A su vez era creencia popular que la visión de un sapo era un presagio de muerte. También eran invocados en encantamientos, ritos y canciones que llaman a la lluvia. Podríamos citar muchos más ejemplos del folklore asociado al sapo porque es abundantísimo en Europa.


Como podéis ver, el sapo es un animal relacionado con la muerte y con lo femenino por lo que estamos ante un animal que simboliza la transmutación, la transformación. Es activo de noche  por lo que, como otros animales, está conectado con las energías lunares y con la Gran Madre. Vive en dos medios, el agua y la tierra por lo que es un animal capaz de viajar entre dimensiones. Por extensión, su capacidad de moverse en la oscuridad y esta habilidad de vivir en dos medios lo asocian con los misterios de la vida y con lo desconocido, territorio afín a la brujería, que siempre nace y se mueve en senderos escarpados y oscuros. 


El sapo como animal totémico nos recuerda que la naturaleza es trascendente en nuestras vidas. Símbolo de transición y transformación podemos trabajar con él en momentos de cambio. Se le asocia, a pesar de que vive también en tierra, con el elemento agua por lo que conecta con el mundo de las emociones y, como hemos dicho, con las energías femeninas y lunares así como con los procesos de renovación, limpieza, sea esta espiritual o física. Próximamente veremos qué prácticas mágicas existen asociadas al sapo.  

Fuentes:
  • Toad. Man, Myth & Magic, E. A. Armstrong. Richard Cavendish Ed. (1.983)
  • Primitive believes in the North East of Scotland. Longmans. (1.929)
  • Cunning folk and familiar spirits. Emma Wilby. Sussex Academic Press. (2005)

5 comentarios:

  1. Hola Marta!!! Que buena entrada! La verdad es que no tenía ningún conocimiento del sapo, mas allá de una escena de la serie "los Simpson" de Homer en una isla chupando un sapo, por sus efectos alucinógenos, jeje.
    Pero lo curioso es que si me pongo a pensar hay ranas o sapos en las mayorías de pórticos o capiteles de catedrales góticas y en algunas románicas. En salidas de canalones de agua, y como sabemos, la religión toma de las antiguas religiones paganas los símbolos.
    Bueno pues a ver que hay en.la segunda parte, que promete ser tan intrresante o mas que la primera.
    Un fuerte abrazo!!! Y espero que nos podamos ver pronto : D

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, me encanta el blog en general, es de lo más serio que he visto en mucho tiempo. Me gustaría plantearte una consulta en privado, respecto a una rama de la streghería italiana, que a mi entender, es brujería del cerco. Si lo tienes a bien, envíame un mensaje a gatablanca88@gmail.com. Muchas gracias Marta.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, en el lugar donde vivo siempre se asocio el sapo y las ranas a la hechicería, pero de una mala manera (tengo varias anécdotas), ahora tengo una visión mas amplia de este animal, gracias.
    He estado releyendo tu blog y, por alguna razón, las entradas que mas me llegaron se relacionan con la parte que mas me gusto de esta entrada: “Daban la vida, ayudaban al ser humano en su tránsito hacia la vida, pero también hacia la muerte...estamos ante un animal que simboliza la transmutación, la transformación”

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo un sapo dentro de un terrario como mascota en mi habitación ,¿puede tener algúna influencia?

    ResponderEliminar