viernes, 15 de agosto de 2014

Herbología Secreta



La palabra inglesa Wortcunning se refiere al conocimiento, cunning, y al uso de las propiedades secretas de las plantas, conocidas como worts o hierbas de infusión.

Desde los tiempos prehistóricos, las plantas han sido utilizadas para la sanación. Tenemos informes de arqueólogos que hablan sobre cómo las plantas eran utilizadas ya por Neanderthal. Los famosos Saquitos medicina encontrados junto a restos humanos así lo atestiguan. A lo largo de la historia, igualmente, el conocimiento de las plantas se ha desarrollado junto a todas las culturas.

Como todo en la vida, y sobre todo el conocimiento, no viene regalado. Es tarea de cualquier brujo o bruja formarse en el conocimiento de las plantas. Y lo más importante que ha de saber es que las plantas tienen dos usos: uno medicinal y uno mágico. Para ello es necesario leer libros sobre fitoterapia o cualquier guía o libro sobre plantas, árboles o arbustos de la zona donde uno vive. Para la parte mágica, recomiendo pasar horas con las plantas, trabajando y “hablando” con ellas, permitiendo que os transmitan ese conocimiento secreto y olvidado por la mayoría. Como buenos brujos, habremos de salir con cierta frecuencia y en determinadas fechas y horas a recoger los ingredientes que necesitaremos para practicar nuestro oficio.

Una buena lectura que recomiendo es leer todos lo que encontréis sobre el folklore asociado a las hierbas y plantas de vuestra región y cómo éstas eran utilizadas por vuestros ancestros en los diversos ritos y trabajos así como en las fiestas populares, bebidas y comidas de la zona, supersticiones y costumbres, etc. relacionadas con las plantas.

Una vez nos vayamos familiarizando con sus usos y costumbres, sabremos perfectamente realizar nuestros ungüentos, tinturas, inciensos, aceites, infusiones, etc.



Todas las plantas están guiadas por un espíritu en particular. Conociendo esto, nos será de gran ayuda a la hora de utilizar qué plantas en dependiendo qué rituales. Asimismo, no olvidéis la importancia básica de las fases lunares a la hora de recoger plantas y trabajar con ellas. El cuarto creciente es bueno para incrementar, hacer germinar, etc. La luna llena es buena para la protección, la adivinación y todo tipo de ritos de fertilidad. En cuarto menguante haremos rituales para maldecir o para romper encantamientos negativos. En luna nueva cualquier tipo de trabajo con la sombra, para nuestro autoconocimiento, para visiones del destino y ahondar en los misterios.

Como siempre digo, mucho respeto para tratar con la Gran Madre. Pidamos permiso a cada planta y una vez sintamos que nos lo ha dado, coger solo lo que vais a necesitar. Si no, os vais a otra planta o a otra zona donde sí tengáis permiso. Tener este grado de comunicación requiere introspección y un esfuerzo por vuestra parte de conexión y de estar atentos. Esto se adquiere con el tiempo y el trabajo continuado. Por supuesto, agradecer siempre a las plantas y al entorno el regalo. Si no lo hacéis así, el espíritu de la planta no estará intacto y os llevaréis a casa una planta que no os será de utilidad, habrá perdido su magia. Es así de sencillo. Pero sobre todo porque como brujos debemos contribuir al sagrado equilibrio entre los cazadores y sus presas, no seguir rompiendo más conexiones sino restaurarlas.

Aquí os dejo un pequeño resumen de algunas cosas esenciales que hemos de saber sobre plantas:

  • Lunes (masculino/femenino). Lo gobierna Phul o Phebe, un espíritu lunar que también rige ciertas aguas y es espíritu de algunos arbustos. Plantas del lunes: helecho, artemisa, jazmín, sauce, limonero, gardenia, palmaria palmata, lunaria, malvas.
  • Martes (masculino). Plantas del martes: ruda, ajenjo, pimienta de Jamaica, albahaca, comino, cilantro, acebo, pino, jengibre, ajo, damiana, retama y cardo.
  • Miércoles (masculino). Plantas del miércoles: potentilla, eneldo, lirio de los valles, mejorana, menta, perejil, peppermint, mandrágora.
  • Jueves (masculino). Plantas del jueves: siempreviva, agrimonia, clavo, diente de león, higo, nuez moscada, ulmaria, tilo, hisopo, borraja, anís.
  • Viernes (femenino). Plantas del viernes: culantrillo, madreselva, caléndula, prímula, manzana, rosa, magnolia, vincapervinca o hierba doncella, romero, cebada, hierba de Santiago.
  • Sábado (feminino). Plantas del sábado: belladona, valeriana, ciprés, campanillas, orquídea, eléboro negro, cicuta, beleño, consuelda, marihuana, hachís, tejo.
  • Domingo (masculino/femenino). Los espíritus que gobiernan el domingo son el Espíritu Och, espíritu de la luz y espíritu que habita en el Sol. Plantas del domingo: hipérico, cedro, camomila, canela, margarita, roble, heliotropo, azafrán, muérdago, serbal, raíz de Golden Seal o Sello de Oro, laurel y acacia.


Con respecto a los otros espíritus de los días de la semana, desconozco sus nombres pero todo lo que existe en la naturaleza está animado por un espíritu. Que no los veamos con los ojos físicos, no significa que no existan. 


Los espíritus del sol y de la luna son citados en el Arbatel de magia veterum, un libro esotérico publicado en Basilea, Suiza, en 1575. Si bien es magia ceremonial, con la que no me une ningún tipo de vínculo, me parece curioso que cite a ambos espíritus.

Muchas gracias a todos por seguirme cada día. Espero que estéis pasando un feliz verano. 


viernes, 1 de agosto de 2014

Celebrando Lammas


Hoy 1 de agosto celebramos uno de los Sabbat más tradicionales de la brujería, uno además que a mí me gusta especialmente: Lammas, también conocido como Lughnasadh. Es una fiesta de la luz, una fiesta solar y el primero de los tres festivales de la cosecha que ya se divisan por el horizonte. Todos los sabbats que anuncian la llegada de las fiestas de la cosecha son para mí especialmente queridos. El siguiente es Samhain, si bien en algunas tradiciones paganas se celebra Mabon, coincidente con el equinoccio de otoño, fiesta también muy bella.

Esta fiesta señala el final del verano y la próxima llegada del otoño. Se simboliza que el poder del Sol decae y que se sacrifica para alimentarnos durante el invierno. Ahora recogemos las cosechas que nos alimentarán durante todo el invierno. De este sacrificio que hemos celebrado siempre nace el mito del Cristo que muere por nosotros. Si recordáis, siempre andaba haciendo pan y fabricando vino de la nada para dárselo a la gente. En estos festivales tradicionales agrícolas celebramos la conversión de las semillas en alimento.

Lamentablemente, las cosechas físicas ya muy pocos las podemos recoger. Nos han obligado a desprendernos de lo más sagrado que teníamos. Pero lo que no nos pueden quitar son las cosechas del alma. Es tiempo de recogida de lo sembrado. Todo en lo que has estado trabajando comienza a dar su fruto. Nunca falla. Si estamos un poco atentos, nos daremos cuenta de que siempre sucede así. Son ciclos y estos vuelven una y otra vez.

Si no has conseguido lo esperado, es tiempo de reflexión. Por el contrario, si todo ha ido bien, es tiempo de celebrarlo.

Hablamos de ello ampliamente en John Barleycorn y la cosecha del alma así como en El Misterio del Rey Rojo. Podéis releer lo que escribí y sacar ideas para hacer vuestra celebración. 




Como bruja, me gusta respetar los Sabbat y celebrarlos. Siempre encuentro un momento para el recogimiento y siempre encuentro tiempo para celebrar con las personas que quiero. Así que, al contrario de lo que predica el cristianismo, siempre dolor, sufrimiento y miedo, desde Brujería del cerco os invito a celebrar que todavía queda verano por delante, que el sol brilla todavía alto y nos da calor, que las noches son claras y cálidas y huelen a madreselva pero que sobre todo os reunáis por la noche junto a las velas y celebréis la primera cosecha comiendo, bebiendo y riendo. Y que suene la música y contempléis las estrellas mientras hacéis el amor u os emborracháis como cosacos. Nosotros los paganos saludamos el sagrado derecho a la ebriedad.

Comentaros que estoy tomando un tiempo de descanso porque lo necesitaba. Aún así, iré actualizando el blog a lo largo de agosto con algunas recetas o consejos sobre herbología. En septiembre volveremos con nuevos y potentes contenidos. ¡Muchas gracias a todos!


¡Feliz verano!

domingo, 20 de julio de 2014

Defensa psíquica

Underworld. Owl flying. By Robin Artisson

Las personas que nos dedicamos a la brujería hemos de ser conscientes de que podemos ser víctimas de un ataque psíquico, de un ataque de magia negra o simplemente que, al trabajar con magia, podemos vernos influenciados por cualquier fuerza externa a nosotros. Por ejemplo, cuando vamos a “quitar” un trabajo de magia negra que tiene hecho otra persona, por lo que hemos de adoptar ciertas medidas de precaución a la hora de trabajar y, recomiendo, mantener altas estas defensas en el día a día. Normalmente, los ataques suceden en momentos en los que nos relajamos.

Las técnicas más comunes incluyen meditaciones para fortalecer nuestro campo psíquico, realizar algún escudo psíquico, portar amuletos basados en geometría sagrada para protegernos, pentáculos, anillos, piedras, saquitos de conjuro, etc. Elementos que nos protegen ante posibles ataques mágicos.

Considero que cada uno ha de buscarse el método defensivo que mejor le convenga. Pero aquí vamos a explicar un método sencillo que puede hacernos mucho bien, así como tener en cuenta ciertas precauciones.

Como dice Dion Fortune en su interesantísimo libro Autodefensa psíquica: “hay tres factores en un ataque psíquico, cualquiera de los cuales, o todos ellos, pueden emplearse en un caso dado. El primero de éstos es la sugestión hipnótica telepática. El segundo es el reforzamiento de la sugestión por la invocación de ciertas agencias invisibles. El tercero es el empleo de alguna sustancia física como un point d’appui, punto de contacto o vínculo magnético”.

Mucho cuidado cuando trabajáis brujería con vuestros objetos personales (vínculos magnéticos) que podrían ser sustraídos para ejercer un trabajo de magia negra contra vosotros, un trabajo de primer orden. Cualquier objeto personal: pelo, uñas, semen, sangre menstrual, una colilla de un cigarro que habéis fumado, el vaso en el que os habéis tomado un inocente café, ropa, un preservativo, un cepillo de dientes, un peine, ropa interior, ropa… ¡Mucho, muchísimo cuidado! El mago negro cogerá vuestro ADN y os puede enfermar y hasta matar. Se puede hacer. No digo que os obsesionéis con este tema, pero sí que os andéis con muchísimo cuidado si trabajáis con brujería o sospecháis de alguien que pudiera haceros daño. Teniendo en cuenta estas sencillas precauciones os haréis un gran bien. ¡No pongáis las cosas fáciles a esta gentuza!

Vasilisa la Sabia. Cuento

Llevo tiempo investigando este tema y se ha demostrado científicamente con varios experimentos, que el ADN está conectado con algún tipo de campo místico mórfico en el que se demuestra que si una persona es sometida a estrés a cientos de kilómetros, sus restos de ADN reaccionan de igual manera independientemente de la distancia que los separe. Por consiguiente, si alguien sustrae un objeto personal tuyo, muy posiblemente se ha llevado ADN tuyo. Si esa persona sabe cómo funciona la brujería, te tendrá en sus manos. Investigad los experimentos de Gregg Braden. Los experimentos los llevó a cabo el Pentágono.

Es muy bueno construir un escudo psíquico y reforzarlo cada día a través de la visualización. Como ejemplo de la construcción de un escudo psíquico hablaré sobre uno bastante potente que encontré hace tiempo en un blog sobre brujería de seguidores de Robert Cochrane y el Clan de Tubal Caín. Tubal Caín simboliza los trabajos de metalurgia.

Según este grupo, cada uno de los cuatro elementos de su tradición está asociado con un arma. En el oeste, la puerta del agua, está la máscara. En el norte, la puerta del aire, encontramos el staff o una flecha. En el este, la puerta del fuego, una espada. Al sur, en la puerta de la tierra, el escudo.

Si bien podéis construir una defensa psíquica con metales y situarlo en la entrada sur, podéis fabricarlo a través de la visualización y la disciplina con la visualización. De esta manera elaboramos una barrera de energía etérica que utilizaremos como defensa propia y como magia para ocultarnos o escondernos.

Primero determinaremos para qué queremos construir nuestro escudo: si es para crear una barrera de defensa ante fuerzas hostiles externas, si es un escudo para llevarlo constantemente puesto a tu alrededor, si es un escudo para proteger una estancia, una casa, un coche… Se determina bien su propósito con un símbolo que os resulte sencillo de visualizar, un símbolo que para vosotros represente la protección y la defensa. Visualizáis el escudo y siempre que lo necesitéis, podéis traerlo a la mente y reforzarlo. Siempre estaréis protegidos.

En Historia nocturna. Un desciframiento del aquelarre, Carlo Ginzburg trata el tema de las “Batallas nocturnas”, comunes para todos aquellos que cruzan el cerco con regularidad. Él establece la diferencia entre los Benandanti (brujas y espíritus que trabajan con la intención de bendecir y ayudar a quien lo necesita) y los Malandanti (brujos y espíritus que trabajan con la intención de dañar y traer desgracia a los demás). Una batalla antiquísima que se desarrolla en el plano astral y no por ser sutil es menos importante o seria que una batalla física. Las armas de la bruja (escudo, espada, máscara y staff) ayudan al caminante entre los mundos, aquel que más tarde o más temprano se encontrará inmerso en una de esas batallas.

Os pido disculpas por la falta de actualización continuada del blog. El calor no me sienta muy bien y estos días hemos sufrido unas temperaturas extremas. Parece ser que ese calor nos ha dado un respiro y los 19 grados de hoy ayudan mucho a atraer la inspiración. Gracias por vuestra comprensión y gracias por estar ahí, un post más.

Bibliografía: 
  • Autodefensa psíquica. Dion Fortune. Equipo difusor del libro. 2005.
  • Historia nocturna. Un desciframiento del aquelarre. Carlo Ginzburg. Muchnik Editores. 1991.



martes, 8 de julio de 2014

Los Misteriosos Seres Encapuchados

Estatuilla greco-romana
Genius cucullatus

Son conocidos con su nombre latino, Genii Cucullati, plural de Genio Cucullato o “genio encapuchado”.

Por toda Gran Bretaña y la Galia francesa existen pequeñas piezas de altar en piedra donde están representadas unas figuras votivas talladas en la misma piedra y en ocasiones en bronce, de género masculino si bien no se puede asegurar, que llevan una capa y una capucha. En ocasiones se representa un ser encapuchado pero en muchas ocasiones, sobre todo en Inglaterra, aparecen de tres en tres siempre.

Si bien estas figuras se asemejan al dios greco-romano Telesforo, ayudante encapuchado de Asclepio, dios romano de la medicina, el genio cucullatus ha sido reconocido como un ser peculiar y propio de las culturas celtas.

Estos misteriosos seres encapuchados provienen de la tradición popular, espíritus menores conectados con la sabiduría popular, los ritos agrícolas y la sanación. Invocados y honrados siempre por las clases populares. Quizá porque las caperuzas y las capas a lo largo de la historia son utilizadas por espíritus, demonios o dioses lares, nunca por dioses mayores. Así que, se piensa que probablemente esos seres encapuchados que recorrían los caminos no transitados en la noche, eran seres a los que se les pedían favores de protección, cuidados de las cosechas y todas aquellas actividades cotidianas de la vida campesina.  



Aparecen en los Cuentos de hadas como enanos, gnomos o brownies. Quizá no sean lo mismo, pero se asemejan y, desde luego tienen mucho en común pues todo lo que nos ha llegado de ellos en el folklore nos habla de que eran deidades de la Madre Tierra y espíritus asociados al quehacer del hombre y a la actividad de las casas. En esencia espíritus guardianes. Esto entronca con las leyendas de brownies que vivían incluso en casas y mansiones como aseguran numerosos testimonios de gentes que llegaron a verlos y a convivir con ellos en unos tiempos que se han perdido en el tiempo y han sido enturbiados con la ofuscación del academicismo más radical.

Es muy famoso el caso de Loch Fyne, en Escocia. Dedicamos un post a esta bonita historia. John Brand, un anticuario inglés que se dedicó a recopilar las crónicas de su pueblo contaba: No hace demasiado tiempo, toda familia de cierta enjundia en estas islas estaba encantada por un espíritu al que llamaban Browny y que hacía distintos tipos de trabajos; Y esta fue la razón por la cual las familias para las que trabajaba le hacían ofrendas de los distintos productos que daba la tierra. Así, muchos, cuando el browny batía su leche o fabricaba su cerveza, echaban leche en el agujero de una piedra para que la pudiese beber. La llamaban La piedra del browny. Pero en los últimos veinte o treinta años apenas ya se le ha visto. En contadas ocasiones.

Según Ellis Davidson, académica inglesa y estudiosa del paganismo europeo, afirma en su libro Dioses y mitos en la Europa septentrional que “es evidente que el genius cucullatus es la imagen de un espíritu guardián conectado con el mundo natural, íntimamente ligado a granjas y fincas de labranza. Guardaban el ganado, ayudaban en los establos y asistían al granjero en las labores de la tierra y en la cosecha del cereal y eran cuidados por la gente como seres beneficiosos de la familia”.

Museo de León. España

Si bien el folklore está lleno de testimonios de encuentros con seres encapuchados, vestidos de negro y normalmente de elevada estatura, no creo que éste sea el caso. Estos casos se siguen produciendo pero considero que son otro tipo de seres, no benéficos. En la naturaleza existen espíritus y seres que no son beneficiosos para el hombre, dándose casos de ataques violentos.

Hace unos meses hablamos de los Espíritus del territorio. Aquellos espíritus ligados a la naturaleza que trabajaban íntimamente con nosotros en un tiempo que los podíamos ver y ellos a nosotros. Un tiempo en el que las conexiones sagradas seguían intactas. Aquella época en que las luces y los seres más extraños recorrían los bosques y los caminos. Antes de que la “ciencia”, por llamarla de alguna manera, los convirtiese en mito y las recopilaciones de cuentos y tradiciones orales en ángeles anodinos en el mejor de los casos y en el peor, ángeles, seres de dudoso proceder.

Spirit in a Hood, espíritu con capucha… No sabemos bien quiénes eran esos encapuchados. Pero sí sabemos que eran esos espíritus que guardan cualquier territorio y que siempre estuvieron allí, aunque nosotros hayamos construido e invadido sus territorios con nuestras ciudades. Creer en ellos es la llave para verlos. La realidad es mágica pero depende de uno verla así o no.


miércoles, 2 de julio de 2014

Sección de Bibliografía actualizada


Buenos días,

Entro brevemente para comentaros que, como muchos me habéis pedido bibliografía sobre plantas medicinales, he puesto una pequeña lista de libros en la sección de bibliografía que, espero, os resulten interesantes como a mí. Son los libros que yo más utilizo. 

Gracias a todos. 

sábado, 28 de junio de 2014

Tinturas Herbales



Una de las tareas principales que hacemos las brujas es trastear con plantas. Nos gusta salir al campo y cortar hierbas para traerlas a casa. Llevas un tesoro contigo.

Existen varias formas de extraer beneficios curativos de las plantas: infusiones, baños, baños de asiento, aceites, ungüentos… Pero hoy vamos a hablar de las tinturas herbales, también conocidas como tinturas madre. A mí me gusta mucho utilizarlas porque son más cómodas que andar haciendo infusiones, que me encantan, pero que debido a la falta de tiempo y el quehacer diario, no resultan tan cómodas y rápidas de preparar.

Las tinturas se obtienen por la maderación de hierbas, flores o raíces en alcohol. Es así de sencillo y está al alcance de todos.

Hoy os damos unas pequeñas instrucciones para realizar vosotros mismos las tinturas herbales. Por supuesto, sugiero que cada uno investigue por su cuenta.

Recolectar las plantas. Hemos de ir al campo a primera hora de la mañana. Después de la amanecida. Importante que no deben estar con rocío y tampoco ha de estar alto el sol. El rocío lo usaremos para cosas muy específicas y peculiares más relacionadas con la alquimia que con la brujería. Deberemos de cortar las partes que necesitemos de la planta con mucho respeto y pidiendo permiso. Solo cortaremos aquellas partes que necesitemos. Dependiendo de la planta pueden ser hojas, flores, tallos… Los metemos en un cestito y para casa.

Importante conocer el momento del año adecuado para cortar cada planta, la lunación, etc. Por eso siempre me gusta decir que lo que yo escribo en el blog me gustaría que fuese una pequeña ventana o puerta para que investiguéis por vuestra cuenta. El tema de las plantas es todo un mundo que requiere de mucho estudio y dedicación.

Si no tenéis posibilidad de ir a coger plantas, podéis comprarlas secas en cualquier herbolario. Igualmente las tinturas pueden hacerse con la planta seca. 

Para preparar la tintura necesitaremos:
  • Frasco de cristal con tapa. Limpio. Como consejo os diré que es bueno hervirlos en agua para limpiar impurezas. Luego lo dejamos secar al aire.
  • Frasco de vidrio oscuro marrón/verde de gotero.
  • Alcohol. A mí me gusta utilizar vodka porque es una de las bebidas más puras ya que lleva pocos colorantes y aromatizantes. También podéis utilizar brandy o alcohol etílico que se compra en farmacias. Un alcohol adecuado para ingerir. No sirve el alcohol para curar heridas ya que es tóxico.
  • Tela de gasa.
  • Un pequeño embudo.




Después de la recolección, las plantas son picadas y maceradas de dos a tres semanas en alcohol a la intemperie. La proporción es una parte de hierbas por dos partes de alcohol. Si la planta es fresca, hay que echar más cantidad. Por ejemplo, añadir hasta que esté cerca de la mitad del frasco.

Recomiendo que sea un sitio oscuro, que no le de el sol. El sol es muy bueno pero ciertas plantas no lo toleran bien en el proceso. El tiempo de maceración siempre dependerá de la planta, pues hay plantas más fuertes que sueltan sus propiedades en menos tiempo y plantas más suaves que necesitan más semanas. Siempre es importante estudiar y leer sobre propiedades de las plantas y dosis recomendadas de gotas para las distintas dolencias. Existen muchos libros en el mercado sobre fitoterapia y son muy recomendables para iniciarnos en estas tareas mágicas.

El alcohol es el medio ideal para la extracción de los principios activos. También es un producto técnicamente puro y un excelente conservante. Agitando diariamente o cada dos días las plantas, se favorece la disolución de los principios activos. En forma de tintura herbal, funcionan más rápidamente que en infusión.

Una vez pasadas las semanas de maceración correspondientes, cogeremos el contenido y lo volcaremos en la gasa estirada sobre un frasco limpio. Una vez volcado el contenido, prensaremos las hojas simplemente estrujando las hierbas que han quedado en la gasa hasta que no caiga ninguna gotita más.

¡Ya tenéis vuestra tintura! Ahora solo falta coger el gotero y mediante un pequeño embudo verter el contenido en el mismo. Es necesario que compréis unas etiquetas y que escribáis la fecha de preparación de la tintura. Sus principios activos duran años aunque yo, normalmente, a los tres años prefiero elaborar una tintura nueva.


Cada planta requiere una dosificación. De nuevo os remito a los libros y tratados sobre plantas. Podéis tomar las gotas directamente o diluirlas en medio vaso de agua si el sabor os parece demasiado fuerte. 

Como brujos que somos, podemos cantar las hierbas con dichos o canciones de nuestra propia tradición. Existen fórmulas para encantarlas muy antiguas que por supuesto dan gran poder a las hierbas.

Hasta aquí una breve introducción a cómo trabajar con plantas, en este caso elaborando una tintura herbal. Uno de los temas más importantes de la brujería es adentrarnos en las plantas: sus propiedades medicinales, su idiosincrasia, sus propiedades esotéricas... Todo lo que podamos aprender sobre ellas, desde el respeto y la admiración pues como bien he escuchado a algunos expertos decir, las plantas existen en la Tierra desde mucho tiempo antes que el ser humano. Son sabias y entre otras cosas, están aquí para ayudarnos y para sanarnos. 


martes, 24 de junio de 2014

¡Feliz Noche de San Juan!



Dedico esta foto a todos los lectores de este blog y a toda la comunidad pagana internacional. Hoy, en todo el país, arden hogueras: en sus playas, en sus campos, en sus montañas, junto a sus ríos y en las plazas de los pueblos... A pesar de todo, el  Espíritu sigue latiendo. 

¡Feliz noche de San Juan! ¡Que los fuegos de estos días del solsticio alumbren vuestros caminos!