viernes, 16 de mayo de 2014

El Altar en la Brujería del Cerco


Cuando vamos a realizar un encantamiento, vamos a trabajar en una manifestación o cualquier tipo de trabajo espiritual, necesitaremos un lugar apropiado para hacerlo. No es conveniente utilizar la mesa donde comemos o donde trabajamos en otras tareas para practicar nuestra magia. Ahora explicaremos por qué.

Si bien en la brujería del cerco no se le da tanta importancia al tema del altar como en otras religiones paganas, no por ello es menos importante pues, como he dicho, los brujos necesitamos de un lugar donde efectuar nuestras prácticas mágicas. En algunas tradiciones paganas en el Altar han de estar representados el Dios y la Diosa, orientado de una determinada forma y sobre él diversos objetos, no solo los que vamos a necesitar. Así vemos altares con una copa, un cuenco con agua o con sal, un cuchillo ritual o arthame, el bolline, etc. Pues bien, en la brujería del cerco no solemos dar importancia a esas cuestiones. Yo, personalmente, considero que pasar tanto tiempo prestando atención a cuestiones formales me aleja mucho de mi conexión con el mundo espiritual por lo que me siento más cómoda con lo simple. Pero también aconsejo que cada uno haga lo que le haga sentir cómodo y a gusto. ¡Hemos de estar relajados para practicar magia!

Antiguamente un altar era un lugar destacado, normalmente situado en un promontorio o en un lugar elevado, como una piedra o bien sobre estanterías o gradas sobre las cuales se depositaban imágenes de los dioses, los espíritus, determinados símbolos y ofrendas.

El altar es necesario para nuestras prácticas mágicas porque necesitamos de un lugar de recogimiento, un lugar que esté trabajado y diseñado energéticamente para poder trabajar en condiciones. Da igual que uno quiera hacer ofrendas o no, poner imágenes o no, lo importante es un lugar de trabajo adecuado.

El altar es una Puerta, un lugar de conexión, un lugar liminar pues el mundo ordinario acaba donde comienza el espacio mágico. Un lugar donde hemos de tener las energías controladas: invocamos, por lo que no resulta adecuado efectuar otras tareas distintas a la brujería porque se solapan dimensiones y energías diversas. Recordemos que es un punto intermedio entre el cielo y la tierra, entre las energías cósmicas y las energías telúricas, cuyo conocimiento y funcionamiento resultan muy importantes para nuestro trabajo. Si no tenemos mesa de trabajo, podemos poner un mantel de tela en el suelo y un cojín y trabajar ahí.

En la brujería del cerco tenemos en cuenta una serie de cuestiones a la hora de preparar nuestro altar. Y creo que lo más importante a tener en cuenta es que los materiales que usemos sean lo más naturales posibles. El mantel, de tela, los recipientes de hierro, barro, madera, etc. No uséis nunca plástico. Los materiales naturales conducen mejor las energías, el plástico directamente las detiene.

El lado derecho del altar es diurno, solar. Allí colocaremos el fuego, las velas. Está asociado a los elementos Aire y Fuego. El lado izquierdo del altar es femenino y lunar. Está asociado a los Ritos Matriarcales de la Gran Madre. Allí se refleja el brillo de las estrellas y lo asociamos con los elementos Tierra y Agua. El centro del altar es el lugar donde realizaremos el trabajo mágico estableciendo el llamado triángulo de manifestación. Es el lugar donde confluyen las energías cósmicas y las energías telúricas, el lugar donde la magia se hace. Este triángulo de manifestación puede formarse con madera, con huesos, con sal, piedras… Cada cual ha de encontrar la fórmula con la que mejor trabaje. En ese triángulo de manifestación haremos nuestro trabajo. 

Una vez dividido el espacio mágico, usaremos lo necesario según lo requerido en cada ritual pero siempre ha de estar presente el fuego, que simboliza el Fuego de Astucia y la piedra, el eje del mundo alrededor del cual giran los flujos y las corrientes del cosmos y las corrientes telúricas. La horca o stang, que puede tener distintos usos. Hablamos en su día de ella en La horca de las brujas.  Finalmente, la palabra. El poder del verbo creador, las palabras mágicas y antiguas que invocan la magia.

Como dijimos antes, considero que cada cual ha de hacer el altar con aquello que simboliza algo para él por eso la libertad absoluta. A mi personalmente no me gusta meter muchas cosas salvo los elementos que he citado y después ya pongo encima todos los ingredientes que necesito para realizar mis recetas. Todo lo demás ya dependerá del encantamiento o trabajo, pero ya no son elementos que han de estar necesariamente presentes en el altar.


12 comentarios:

  1. Hola Marta que tal todo? Espero que bien
    Estoy de acuerdo contigo en la simplicidad del altar. Yo soy partidaria de elementos encontrados en la naturaleza y en tener una unión especial con ella al realizar sobre todo alguna celebración, que dicho sea de paso, no las hago todas.
    Mas que el altar ahora lo que me llama es la naturaleza, quizá suene muy pedante, pero la veo a toda ella como un altar en si mismo y cuanto mas sencillo es el altar que hago en casa mas se me asemeja y me acerca a ella.
    Una vez mas gracias por tus enseñanzas y un gran abrazo brujeril, ; -)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,

      Qué bien saber de ti! Pues todo muy bien y tú? A ver si nos vemos, estaría genial.

      La naturaleza es, en efecto, un altar. Si uno tiene la posibilidad de trabajar en la naturaleza, siempre es mejor que en casa. Yo ahora tengo la inmensa suerte de contar con un pequeño jardín y hago bastantes cosas... El sonido de fondo: los petirrojos, las golondrinas, los gorrioncillos y los maravillosos mirlos que cantan cuando cae la noche.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Me encantaria Marta, hablaríamos de tantas cosas...
      Me alegro de que puedas contar con un pequeño jardín, a mi me gustaría tener algo parecido, pero me encantan los parques y la naturaleza que tengo a mi alcance, por pobres que sean, son auténticos altares.
      Un abrazo grande Marta.

      Eliminar
    3. Hola Ana,
      Sí, a ver si organizamos una comida como la de Navidad con Mundo Desconocido y tendríamos oportunidad de vernos y charlar.

      Coincido contigo en que los parques y la naturaleza son altares. Me encanta pasear, sobre todo los días nublados, por los parques de alrededor. La naturaleza resplandece esos días...

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
    4. Ay Marta, sería genial volver a vernos. Desde luego, cuenta con nosotros!!! : -D

      Eliminar
  2. excelente informacion Marta saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
  3. Hola MARTA TE SALUDO DESDE Mexico y qusiera pedirte una consulta,esperando me pudieras asesorar: Apareció en mi vida una persona que trata de perjudicarme en el ámbito laboral; probé con la receta del vaso con agua en el frecer y no me funciono del todo, mi intención no es perjudicarlo si no simplemente defenderme de sus ataques y si es posible hacerme "invisible " a sus ojos para evitar su daño, podrías darnos una receta un poco mas efectiva. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. hola, una pregunta, puede traer algún inconveniente usar el mismo lugar donde trabajamos, dormimos o hacemos una actividad especifica?, es decir, si en una habitación trabajo en una mesa, podría usar el suelo?..o seria mejor buscar un lugar donde no se realice ninguna actividad especifica (como un patio o un pasillo) para evitar el solapamiento de energías?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. En mi altar de interior tengo frascos con tierra procedente de lugares de poder, fotos de mis antepasados y difuntos y un rincón para mi Fetch/Espiritu Guia-Familiar además de para aquellos espiritus que he "reclutado" como ayudantes.
    El stang o vara horquillada es un altar en sí. Más simple, imposible. Sobretodo si se sale a campo abierto a practicar.
    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  6. hola! leo tu blog hace mucho tiempo y cada entrada ha sido sumamente enriquecedora para mi, tengo apuntadas algunas entradas en particular (como esta y la del compas entre otras) para ver si alguna vez empiezo a hacer una practica un poco mas compleja. Sin embargo mi practica sigue siendo (como antes de empezar a leer el blog) muy rudimentaria, encender una vela, concentrarme y “hablar” con las entidades en las que creo.
    Tengo unas dudas muy básicas de lo que fui leyendo:
    La horca o vara se puede usar para trazar el compás?
    El triangulo se puede simbolizar con 3 piedritas?
    Se puede usar recipientes de vidrio que tengan tapa en parte de metal y en parte de plástico?.a veces se me hace dificil saber cuando un material es de vidrio o esta mezclado con resinas..
    Cuando se hace un ritual que involucra una vela, además tiene que estar prendida la vela del lado derecho del altar?

    ResponderEliminar
  7. Hola Luisa,

    Muchas gracias, me alegro que te guste el blog y te ayude. Es un granito de arena que espero aclare cosas respecto a la brujería.

    Contesto a tus preguntas:

    Sí, la vara se puede utilizar para trazar el compás.

    El triángulo de manifestación lo puedes construir con piedras, con velas, con huesos... algo que a ti te llame la atención y sientas que tiene poder.

    Nunca se puede utilizar plástico para nuestros rituales de brujería. La energía se transmite a través de elementos naturales y no artículos que han sido procesados artificialmente. Recuerda que practicamos magia natural.

    Con respecto a la colocación de las velas, yo no suelo darle importancia a eso. Normalmente la tengo en el lado derecho. En Wicca y magia ritual se tiene más en cuenta. En brujería del cerco no se da tanta importancia a esto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. muchísima gracias Marta por tu respuesta!! me has ayudado mucho, esto es todo muy nuevo para mi..estuve leyendo sobre las energías y el espacio y me quedo una ultima cuestión muy elemental: yo vivo en un lugar muy pequeño, si en una habitación duermo o como/estudio en una mesa, ¿podría usar el suelo de esa misma habitación para armar el altar transitoriamente para un encantamiento?

    ResponderEliminar